Victoria agónica

Dicen que del destino está escrito. Parece que el de Brown atraviesa varias etapas de sufrimiento pero siempre encuentra una luz sobre el final del camino. Esta tarde ante Nueva Chicago fue otra muestra de que si no se sufre no vale.

El partido arrancó con varias imprecisiones en ambos equipos. Ninguno tenía la calidad necesaria para elaborar una jugada peligrosa. En la primera situación de riesgo, el local no perdonó. Claudio Guerra anotó el 1 a 0 parcial para el Torito. Brown pudo reaccionar rápido para volver a meterse en el partido, tras un gol de cabeza de Ignacio Oroná.

Nueva Chicago inquietaba el arco de Martín Ríos mediante remates de media distancia. Un cabezazo de Nicolás Giménez terminó rebotando en el palo y fue un susto para Brown.

En el complemento, el árbitro Nicolás Lamolina se convirtió en un factor determinante del juego. A los 88 minutos sancionó un penal para el local. El encargado de patearlo fue Giménez que terminó desviando su remate. Brown respiraba y comenzaba a cuidar el punto conseguido hasta el momento.

Pero Lamolina no quiso ser menos y terminó cobrando otro penal, pero esta vez a favor del Trico. El experimentado Joel Barbosa no iba a fallar y convertía el 2 a 1 definitivo para el conjunto de Vico. Con esta victoria, Brown estiró a ocho su racha de invictos y se alejó de la zona del descenso.

Foto: Télam
Prensa Brown

[wp_ad_camp_4]