¡Hasta siempre Juan!

Este jueves partió Juan Carlos Vairo. Para todos “Juan”. El querible dirigente que sin dudas se transformó en una pieza fundamental de la historia a lo largo de sus años como presidente del C. A. Brown. Y aún cuando no lo fue…

Jugador, dirigente y hasta técnico, dejó su imborrable huella en cada uno que se cruzó por su camino. Y uno de los que más lo disfrutó fue su amado Brown. Aquel club que vio crecer desde lo institucional y lo deportivo. Claro que malas también afrontó, pero nunca se apartó. Ni en sus etapas como dirigente político logró despegarse de su amor. Fue siempre más allá. Contagió a los suyos y le abrió puertas permanentes a las generaciones más nuevas. Hizo de Brown un club serio y respetado, pero por sobre todo ordenado. Esa esencia aún perdura.

Se fue con 80 años. Quizá sólo un sueño no alcanzó: ver a su Tricolor en Primera. Pero cumplió muchos. Allá por 2007 entregó su extensa presidencia a su hijo Adrián, para continuar desde otro sitio pero siempre con la misma pasión, o incluso más. Antes de ello, consiguió el ascenso a la B Metropolitana, llevó adelante la reforma del estadio Lorenzo Arandilla e impulsó la carrera del actual entrenador Pablo Vico, al que apadrinó desde sus inicios como DT. Sumado a un cúmulo de acciones que lo recordarán sin dudas como lo que fue, un señor dirigente, un adorable ser y un ferviente hincha de Brown.

Todo esto hace que nunca, pero nunca, lo vamos a olvidar. ¡Hasta siempre Juan!


JUAN, EN 2017, JUNTO A SU GRAN AMIGO PABLO VICO Y FACUNDO LEMMO.


JUNTO A SU HIJO Y SUCESOR, ADRIÁN.