El ascenso del Club Atlético Nacional de Adrogué fue la culminación del entusiasmo local para el fútbol. Aquel hito de 1926 se conjugó años después con otro hecho trascendente que eclosionó en el ámbito futbolístico del país: el profesionalismo en 1930.

Esa afición nata por el deporte hizo que surgieran muchas otras instituciones con el mismo fin, pero lamentablemente, resultaron una ráfaga de inquietudes que no alcanzaron a lograr que nuestro distrito apareciera en letra de molde en el panorama del fútbol superior. Tuvieron que pasar casi 20 años para que en los registros de la AFA volvieran a inscribir una entidad de Almirante Brown, y esto fue debido a una circunstancia fortuita, que el ánimo predispuesto de un grupo de amigos forzó la realización.

En José Mármol existían deseos de insistir con el fútbol, y algunos socios del club de pelota ”El Fogón”, en varias oportunidades formaron equipos que nunca actuaron con ese nombre por una cuestión estatuaria: el encasillamiento de fomentar la pelota a la paleta.

Así las cosas, un 28 de febrero de 1945 se reunieron en el actual club ”El Fogón”: el Dr. Héctor J. Sánchez, Miguel de Leo, Julio Arin, Alfredo Terraza, Santiago Zicarelli y Carmelo Mancuso, quienes abordaron el tema sin tomar determinación precisa.

Al otro día, Sánchez y De Leo resolvieron volver sobre el asunto y hacer una invitación a quienes aún continuaban con la idea del fútbol mayor. El 2 de marzo, en horas de la noche, el Centro Comercial Plaza Espora, fue testigo de la presencia de 13 personas: Sánchez, de Leo, Zicarelli, Arin, Terraza, Pascual, Solari, Munios, Mársico, Álvarez, Zerbi, Moggia, Chirichela, Ghilarducci, quienes acordaron la fundación de una institución que recuperara la practica del fútbol oficial, pero con vista a las posibilidades de que, en un futuro no muy lejano fuera “La casa del deporte del pueblo”, un verdadero centro de actividades deportivas y una manifestación social de la más alta jerarquía democrática.

El 3 de marzo, a la una de la madrugada, se votó afirmativamente el proyecto de acta de fundación que expresa: ”En el Partido de Almirante Brown, siendo la primera hora del día 3 de marzo del año 1945 queda fundado el Club Atlético Brown, para que sea la casa del deporte del Partido y perpetúe nuestra honrosa tradición en el fútbol oficial”. El Dr. Sánchez indicó en esa oportunidad los colores de la flamante constitución, que fueron aprobados. Los mismos son los actuales: sobre un fondo celeste, una ”V” formada por una doble franja de las cuales la superior fue color negra y la inferior, color rojo.

Primera Comisión Directiva: En la asamblea del 9 de marzo fueron aprobados los colores distintivos, el nombre propuesto y elegida la primera Comisión Directiva (por aclamación), que quedó constituida de la siguiente manera: Presidente: Héctor J. Sánchez; Vicepresidente: Pascual S. Solari; Secretario: Ricardo E. Muñoz; Prosecretario: Antonio J. Peña; Secretario de Actas: Jorge A. Bruch; Tesorero: José M. Real Vega; Protesorero: Julio Aguilar; Vocales Titulares: Roques Mársico, Almando Tagliaferro, Nicolás Iribarren, Elías Japas, Antonio Riguero, Julio Arín y Argemiro Gullin; Vocales Suplentes: Hernando Herraiz, Eduardo Laulhé, Pedro Scabini; Comisión Revisora de cuentas: Juan M. Castellano, Horacio Moggia y Jose Tambornini.

A.F.A: El 16 de marzo, a siete días de la asamblea constitutiva, se solicitó la afiliación a la Asociación del Fútbol Argentino, que concede la misma el 11 de abril siguiente.

El 10 de abril de 1945 fueron aprobados los primeros estatutos del Club.

Cancha: Nuestra institución inició sus actividades futbolísticas en la cancha del Club Nacional (ahora 9 de julio), cuyo último presidente, Ramón Rodríguez y los directivos de la entidad sucesora y de las sociedades de socorros mutuos, legatarias del predio, dieron su anuencia para que Brown pudiera intervenir en los torneos oficiales, obteniendo así, a préstamo, el citado campo de juego.

Debut: Brown debuta en el torneo de ”Primera de Aficionados” de la A.F.A en 1945 y, al finalizar el mismo, ocupó el cuarto lugar.

Porqué de los colores: Los colores del club son un homenaje a dos instituciones de prestigio que militaron en el fútbol grande argentino en el primer cuarto del siglo XX y por donde pasaron figuras señeras del balompié de aquella época. Por eso merecen sendos recuadros: CELESTE: el celeste pleno que es la base de la casaca tricolor, esta inspirada en el que ostentara el Club Atlético Adrogué en su esplendor futbolístico local. Desde aquel entonces ”mucha agua corrió bajo los puentes”, pero el reconocimiento es nuestro símbolo perdurable. Los pioneros de Brown tuvieron la inteligencia del recuerdo y plasmaron, así, la nostalgia, ROJO Y NEGRO (Club Nacional).

Tiempos de gloria los que le toco vivir al Club Nacional (hoy 9 de Julio) y sus camisetas, listadas en rojo y negro, pasearon su señorío por los principales escenarios futboleros. La rivalidad de barrio con Adrogue se dirimía en la cancha, pero el correr de los días los unió en una bandera, reivindicatoria de gestas memorables: nuestro Tricolor.